El Papel de Dios para Israel en el Mundo

Por Iva May el 25 de mayo

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Cuando Dios bendijo a Abram, bendijo al mundo: «Y en ti serán benditas todas las familias de la tierra» (Gn. 12:3).

Es a través de la nación de Israel que Dios da las promesas con respecto al Redentor venidero y las imágenes del sacrificio que interpretan su redención de la humanidad. La historia de Israel es la historia del mundo. Por lo tanto, cuando las personas escuchan quién es Dios para Israel, algunas responden con fe. Deben experimentarlo por sí mismos. Así como la noticia del Dios vivo de Israel capturó el corazón de Rahab cuando escuchó de sus hazañas en nombre de Israel, la noticia del Dios de Israel captura la atención de la Reina de Saba, y ella viaja una gran distancia para escuchar más.

La visita de la reina se produce después de que Dios le da a Salomón una sabiduría sin igual y Salomón completa la construcción del templo, y antes de que Salomón tome esposas múltiples, construya centros de adoración para sus dioses y adore a sus dioses. Ella no puede contenerse cuando escucha la sabiduría de Salomón; ella debe saberlo de primera mano: “Oyendo la reina de Sabá la fama que Salomón había alcanzado por el nombre de Jehová, vino a probarle con preguntas difíciles… Y Salomón le contestó todas sus preguntas, y nada hubo que el rey no le contestase” (1 Reyes 10:1, 3). Ella responde con entusiasmo a sus respuestas: “Bienaventurados tus hombres, dichosos estos tus siervos, que están continuamente delante de ti, y oyen tu sabiduría. Jehová tu Dios sea bendito, que se agradó de ti para ponerte en el trono de Israel; porque Jehová ha amado siempre a Israel, te ha puesto por rey, para que hagas derecho y justicia.» (10:8-9).

La respuesta de la Reina de Sabá al escuchar sobre el nombre de Dios y su fama revela una serie de verdades sobre Dios y su sabiduría:

  • Las personas deben escuchar acerca del Dios vivo antes de que puedan creer en Él. “Así que, la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios” (Rom. 10:17).
  • Las personas sin la sabiduría de Dios a menudo son conscientes de la deficiencia de la sabiduría del mundo para resolver los problemas de la vida. La exposición a la sabiduría de Dios los pone en la búsqueda de tenerla para ellos mismos.
  • La proclamación del mensaje sin una vida vertical por parte del mensajero crea disonancia.
  • La posesión de la sabiduría de Dios exige la administración fiel de esa sabiduría.

Preguntas de la lectura bíblica cronológica de hoy (2 Crónicas 8:1 – 10:29; 1 Reyes 9:15 – 10:29)

¿Qué papel juegan las fiestas anuales en los primeros días del reinado de Salomón? ¿Qué revela esto sobre el liderazgo de Salomón durante los primeros días de su reinado?

¿Cómo consolida Salomón a la nación de Israel durante los primeros días de su reinado?

Un Edificio o un Refugio

Por Iva May el 24 de mayo

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Una promesa condicional acompaña la inauguración del templo de Salomón. Para que Salomón o Israel piensen que tener un templo asegurará la presencia de Dios independientemente del comportamiento del pueblo, el SEÑOR advierte: «Mas si vosotros os volviereis, y dejareis mis estatutos y mandamientos que he puesto delante de vosotros, y fuereis y sirviereis a dioses ajenos, y los adorareis, yo os arrancaré de mi tierra que os he dado; y esta casa que he santificado a mi nombre, yo la arrojaré de mi presencia, y la pondré por burla y escarnio de todos los pueblos.” (2 Crón. 7:19-20). Casi 400 años después, ¡esto es exactamente lo que sucede!

Durante sus casi 400 años como nación, Israel se alejó más y más de Dios. A lo largo de esos años, la promesa de Dios le ofreció a Israel perdón y sanidad a cambio del arrepentimiento: “si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.” (2 Crón. 7:14). Tristemente, ninguno de los reyes de Israel y solo algunos de los reyes de Judá se humillan ante Dios y experimentan el gozo de la restauración.

Durante milenios, miles de predicadores han usado 2 Crónicas 7:14 para confrontar la pecaminosidad del hombre con la bondad de Dios.

Esta escena ofrece una serie de verdades sobre Dios y la naturaleza humana:

  • Las personas a menudo se contentan con tener un edificio dedicado a Dios en lugar de un edificio habitado por la presencia de Dios.
  • Por su bondad, Dios a menudo le da a los hombres mucho tiempo para arrepentirse; tristemente, pocos se arrepienten y experimentan su restauración.
  • La promesa de restauración de Dios demuestra que el problema siempre está en el hombre, ¡no en Dios!

Preguntas de la lectura bíblica cronológica de hoy (1 Reyes 8:54 – 9:14; 2 Crónicas 7):

¿Qué revela Salomón, en su oración inaugural, sobre la fidelidad de Dios a Israel?

¿Qué revela su petición con respecto a Israel sobre el corazón del hombre?

¿Cómo manifiesta Dios su presencia a Israel, y qué reconocen de él?

¿Qué métrica del éxito le da el SEÑOR a Salomón en respuesta a su oración? ¿Qué requieren las condiciones dadas a Salomón en la respuesta de Dios de él y de todos los futuros reyes?

Un Lugar de Encuentro entre Dios y Su Pueblo

Por Iva May el 23 de mayo

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

En su inauguración, el templo de Israel se destaca de todos los demás templos. Su lugar Santísimo, donde mora el arca del pacto, está lleno de la gloria de Dios: «Y cuando los sacerdotes salieron del santuario, la nube llenó la casa de Jehová. Y los sacerdotes no pudieron permanecer para ministrar por causa de la nube; porque la gloria de Jehová había llenado la casa de Jehová.” (1 Reyes 8:10-11). Es un lugar de relación.

Salomón responde a la manifestación de la presencia de Dios con una oración de dedicación. Esta oración revela el significado del Templo como el lugar de encuentro de Dios con la humanidad rota para:

Justicia – “Si alguno pecare contra su prójimo, y le tomaren juramento haciéndole jurar, y viniere el juramento delante de tu altar en esta casa; tú oirás desde el cielo y actuarás, y juzgarás a tus siervos, condenando al impío y haciendo recaer su proceder sobre su cabeza, y justificando al justo para darle conforme a su justicia.» (8:31-32).

Misericordia y restauración: “Si tu pueblo Israel fuere derrotado delante de sus enemigos por haber pecado contra ti, y se volvieren a ti y confesaren tu nombre, y oraren y te rogaren y suplicaren en esta casa, tú oirás en los cielos, y perdonarás el pecado de tu pueblo Israel, y los volverás a la tierra que diste a sus padres.” (8:33-34).

Alivio de la sequía: “Si el cielo se cerrare y no lloviere, por haber ellos pecado contra ti, y te rogaren en este lugar y confesaren tu nombre, y se volvieren del pecado, cuando los afligieres, tú oirás en los cielos, y perdonarás el pecado de tus siervos y de tu pueblo Israel, enseñándoles el buen camino en que anden; y darás lluvias sobre tu tierra, la cual diste a tu pueblo por heredad.” (8:35-36).

Alivio de la hambruna – “Si en la tierra hubiere hambre, pestilencia, tizoncillo, añublo, langosta o pulgón; si sus enemigos los sitiaren en la tierra en donde habiten; cualquier plaga o enfermedad que sea; toda oración y toda súplica que hiciere cualquier hombre, o todo tu pueblo Israel, cuando cualquiera sintiere la plaga en su corazón, y extendiere sus manos a esta casa, tú oirás en los cielos, en el lugar de tu morada, y perdonarás, y actuarás, y darás a cada uno conforme a sus caminos, cuyo corazón tú conoces (porque sólo tú conoces el corazón de todos los hijos de los hombres)” (8:37-39).

Favor y relación no merecida – «Asimismo el extranjero, que no es de tu pueblo Israel, que viniere de lejanas tierras a causa de tu nombre (pues oirán de tu gran nombre, de tu mano fuerte y de tu brazo extendido), y viniere a orar a esta casa, tú oirás en los cielos, en el lugar de tu morada, y harás conforme a todo aquello por lo cual el extranjero hubiere clamado a ti, para que todos los pueblos de la tierra conozcan tu nombre y te teman, como tu pueblo Israel, y entiendan que tu nombre es invocado sobre esta casa que yo edifiqué.” (8:41-43).

Protección: “Si tu pueblo saliere en batalla contra sus enemigos por el camino que tú les mandes, y oraren a Jehová con el rostro hacia la ciudad que tú elegiste, y hacia la casa que yo edifiqué a tu nombre, tú oirás en los cielos su oración y su súplica, y les harás justicia” (8:44-45).

Compasión: “Si pecaren contra ti (porque no hay hombre que no peque), y estuvieres airado contra ellos, y los entregares delante del enemigo, para que los cautive y lleve a tierra enemiga, sea lejos o cerca, y ellos volvieren en sí en la tierra donde fueren cautivos; si se convirtieren, y oraren a ti en la tierra de los que los cautivaron, y dijeren: Pecamos, hemos hecho lo malo, hemos cometido impiedad; y si se convirtieren a ti de todo su corazón y de toda su alma, en la tierra de sus enemigos que los hubieren llevado cautivos… tú oirás en los cielos, en el lugar de tu morada, su oración y su súplica, y les harás justicia.” (8:46-49).

Varias verdades emergen de esta escena de inauguración:

  • Donde Él coloca Su Nombre, Él viene en gloria (Su gloria es Su presencia manifiesta, e indica Su placer y el favor de Su pueblo).
  • Él escucha las oraciones arrepentidas de aquellos que llevan Su Nombre sin importar las consecuencias de sus pecados.
  • La justicia, la victoria y la bendición están condicionadas al arrepentimiento del hombre ante Dios.

Preguntas de la lectura bíblica cronológica de hoy (1 Reyes 8:1-53; 2 Crónicas 5:1 – 6:42)

¿Qué revela la oración de Salomón acerca de Dios?

Fuera lo Viejo, Bienvenido lo Nuevo

Por Iva May, 22 de mayo

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Los muebles hechos para el Tabernáculo de Reunión por los artesanos bajo el liderazgo de Moisés tienen casi quinientos años y probablemente están un poco destartalados cuando Salomón construye el templo. Un nuevo templo requiere nuevos muebles.

Por lo tanto, Salomón encarga a Hiram de Tire la construcción y decoración de muebles nuevos, además de un pilar para colocarse a cada lado de la entrada del Templo. Cada pilar se llama: Jaquín, el nombre de la columna sur, significa «Él establece», y Boaz, el nombre de la columna norte, significa «En Él está la fuerza». Las columnas en la entrada del Templo atestiguan la seguridad prometida de Dios y la fortaleza para Israel mientras lo siga y le obedezcan. Además, Hiram construye algunos muebles de bronce:

  • Diez carros ornamentados adornados por los sacerdotes.
  • Una fuente de bronce para lavar que empequeñece por completo la fuente utilizada por los sacerdotes en el tabernáculo.
  • Diez estaciones de trabajo con cuencas de agua estacionadas en la parte superior, donde los sacerdotes deben preparar la ofrenda.

Hiram crea otros muebles de oro:

  • Calderos, paletas y cuencos
  • El altar
  • La tabla para el pan de la preposición.
  • El candelero de oro
  • Cantaros, despabiladeras, tazas, cucharones y incensarios.
  • Los quiciales de las puertas de la casa de adentro, del lugar santísimo y los de las puertas del templo.

Esta historia se asemeja a la declaración de Jesús con respecto a las nuevas pieles de vino: «Les dijo también una parábola: Nadie corta un pedazo de un vestido nuevo y lo pone en un vestido viejo; pues si lo hace, no solamente rompe el nuevo, sino que el remiendo sacado de él no armoniza con el viejo. Y nadie echa vino nuevo en odres viejos; de otra manera, el vino nuevo romperá los odres y se derramará, y los odres se perderán. Mas el vino nuevo en odres nuevos se ha de echar; y lo uno y lo otro se conservan. Y ninguno que beba del añejo, quiere luego el nuevo; porque dice: El añejo es mejor” (Lucas. 5:36-39).

El tamaño, la belleza y la permanencia del templo requieren muebles grandes y ornamentados. Este templo y su mobiliario durarán casi 400 años.

Esta historia revela una serie de verdades sobre lo temporal y lo eterno, lo viejo y lo nuevo:

  • Nada construido en el tiempo dura para la eternidad.
  • Nada que lleve el nombre del SEÑOR debe ser de segunda clase.
  • Reemplazar lo gastado por lo nuevo es práctico, pero también requiere renunciar a lo viejo.

Preguntas de la lectura bíblica cronológica de hoy (1 Reyes 7:1-51; 2 Crónicas 3:15 – 4:22):

Salomón pasa siete años construyendo el templo y trece años construyendo su propia casa. ¿Qué revela esto sobre la casa que él construye?

¿Qué patrón utiliza Hiram para crear los nuevos muebles? ¿Qué revela esto sobre el diseño que Dios le dio a Moisés en el desierto?

Un Lugar con Pasado

Por Iva May el 21 de mayo

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

“Y la casa que tengo que edificar, ha de ser grande; porque el Dios nuestro es grande sobre todos los dioses. Mas ¿quién será capaz de edificarle casa, siendo que los cielos y los cielos de los cielos no pueden contenerlo?” (2 Crón. 2:5-6).

Dios le ordenó a Abraham que llevara a Isaac al monte Moriah y lo sacrificara allí. Fue en el Monte Moriah que Dios proveyó un sustituto (Gén. 22). Fue en el monte Moriah que Abraham adoró a Dios en gratitud por su provisión.

Cientos de años después, David toma el cebo de Satanás y censó a Israel (la grandeza militar no se mide por el número de sus soldados o seguidores, sino por la humilde sumisión al Dios del cielo y la tierra). David no tiene en cuenta el consejo de Joab y procede al censo. Dios no está satisfecho con la acción de David y se mueve en juicio contra Israel. En respuesta al arrepentimiento de David, Dios le da a David tres opciones de consecuencias. La tercera opción tiene que ver con el Monte Moriah, «Y el ángel de Jehová ordenó a Gad que dijese a David que subiese y construyese un altar a Jehová en la era de Ornán jebuseo» (1 Cron. 21:18). Allí, en el altar en la trilla de Ornan, Dios se encuentra con David, y la ira de Dios contra su pueblo se aleja.

Es en ese mismo monte que Salomón construyó el templo de Israel.

El templo de Israel es diferente a los templos de todas las demás religiones. Este templo no contiene imágenes de Dios. Es un lugar donde Él ha colocado Su Nombre y Su altar, donde se hacen sacrificios. Por lo tanto, el templo es un lugar de enseñanza (el sistema de sacrificios) que habla de la santidad de Dios, la seriedad del pecado y el sustituto del pecador. Al igual que las antiguas experiencias de Abraham y David en la montaña, un Sustituto aparecerá para dar su vida en lugar de los pecadores.

Tal es la inmensidad, grandeza y eternidad de Dios que ningún lugar en la tierra puede contenerlo. Ninguna imagen en la tierra puede expresar su carácter. El templo de Salomón es, por lo tanto, una residencia temporal (alrededor de 400 años) del Nombre de Dios, hasta que su sustituto llega para cumplir con todas las imágenes del Antiguo Testamento de la santidad de Dios, la seriedad del pecado y el sustituto del pecador. El templo de Salomón debe ser un lugar de adoración, ya que el pueblo de Dios vive con la expectativa de la llegada del máximo sacrificio por el pecado.

Ni el templo de Salomón ni su reemplazo, construido durante la Era del Retorno, existe hoy. Las imágenes representadas por el Templo se han cumplido en la persona de Jesucristo. Esta es la razón por la que, en respuesta a la declaración de la mujer samaritana con respecto al lugar de adoración en Juan 4, Jesús dirige su atención de un lugar a una persona: «Jesús le dijo: Mujer, créeme, que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre… Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.” (Juan 4:21, 23-24).

Preguntas de la lectura bíblica cronológica de hoy (1 Reyes 3: 16-28; 5:1 – 6:38; 2 Crónicas 2:1 -3:14):

¿Cómo muestra Dios la sabiduría que le ha dado a Salomón? ¿Qué revela la resolución entre las dos prostitutas a Israel sobre su nuevo rey?

El reinado de Salomón comienza con un programa de construcción. ¿Cómo revela el Señor Su bendición en este esfuerzo? ¿Qué revela esto acerca de Dios?

La Sabiduría y la Alfabetización Bíblica

Por Iva May, 20 de mayo

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

“Ahora pues, Jehová Dios mío, tú me has puesto a mí tu siervo por rey en lugar de David mi padre; y yo soy joven, y no sé cómo entrar ni salir. Da, pues, a tu siervo corazón entendido para juzgar a tu pueblo, y para discernir entre lo bueno y lo malo; porque ¿quién podrá gobernar este tu pueblo tan grande?” (1 Reyes 3:7,9).

Muchos de los que hoy entran en la política «lo falsifican hasta que lo logran». Ellos confían en su carisma o equipos de apoyo para llevarlos al cargo. Clamar a Dios no es ni siquiera una opción. Guiar a otros conlleva una gran y grave responsabilidad. Solo cuando los líderes consideren a su pueblo como el pueblo de Dios, clamarán a Dios por su sabiduría y ayuda.

Moisés registra un conjunto de regulaciones en Deuteronomio 17:14-20 que deben guiar el comportamiento de los futuros reyes de Israel.

  • No debe ser extranjero (17:15).
  • «no aumentará para sí caballos, ni hará volver al pueblo a Egipto con el fin de aumentar caballos» (17:16).
  • «Ni tomará para sí muchas mujeres, para que su corazón no se desvíe» (17:17).
  • «ni plata ni oro amontonará para sí en abundancia» (17:17).
  • “Y cuando se siente sobre el trono de su reino, entonces escribirá para sí en un libro una copia de esta ley, del original que está al cuidado de los sacerdotes levitas; y lo tendrá consigo, y leerá en él todos los días de su vida, para que aprenda a temer a Jehová su Dios, para guardar todas las palabras de esta ley y estos estatutos, para ponerlos por obra» (17:18-19)
  • «Para que no se eleve su corazón sobre sus hermanos, ni se aparte del mandamiento a diestra ni a siniestra» (17:20).

David exhorta a Salomón por última vez antes de su muerte: «Guarda los preceptos de Jehová tu Dios, andando en sus caminos, y observando sus estatutos y mandamientos, sus decretos y sus testimonios, de la manera que está escrito en la ley de Moisés, para que prosperes en todo lo que hagas y en todo aquello que emprendas» (1 Reyes 2:3). El Señor responde a la petición de Salomón concediéndole sabiduría. Luego pone una condición en la duración de la vida de Salomón: «Y si anduvieres en mis caminos, guardando mis estatutos y mis mandamientos, como anduvo David tu padre, yo alargaré tus días» (1 Reyes 3:14). Tanto Dios como David llevan a Salomón a la quinta guía de Deuteronomio para elegir un rey.

La alfabetización bíblica acompaña la sabiduría de Dios. Líderes que son efectivos conocen y siguen la Palabra de Dios.

Preguntas de la lectura bíblica cronológica de hoy (Sal. 83; 1 Cr. 29:23-25; 1 Reyes 2:13 – 3:15):

La mención de los asirios coloca el Salmo 83 en la última era del Reino Dividido. ¿Cómo se describen los enemigos de Israel? ¿Cómo ora el salmista contra los enemigos de Israel?

¿Cuales dos eventos ocurren que obligan a Salomón a resolver el problema con Adonías?

Repase las instrucciones finales de David a Salomón en 1 Reyes 2: 1-9. Leer 1 Sam. 2: 31-35. ¿Por qué Salomón elimina a Abiatar de servir como sacerdote?

¿Qué comparten las historias sobre Adonías, Joab y Simei?

El Dios de Jacob

Por Iva May el 19 de mayo

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Muchas veces a lo largo de los Salmos, el salmista se refiere a Dios como «el Dios de Jacob». ¿Por qué no «el Dios de Abraham» o «el Dios de Isaac»?

Numerosos capítulos del libro de Génesis cubren los 136 años de Jacob, relatando el comienzo de su vida en el útero hasta su muerte en Egipto. Jacob comienza su vida mal, como un intrigante y sufre las consecuencias de la autosuficiencia. Él solo aprende a confiar en Dios y someterse a Dios en sus últimos años.

Dios es para el salmista, lo mismo que fue para Jacob: “Cantad con gozo a Dios, fortaleza nuestra; Al Dios de Jacob aclamad con júbilo» (Sal. 81:1) y, «Porque estatuto es de Israel, ordenanza del Dios de Jacob» (81:4). Así como Dios entregó a Jacob su corazón obstinado para que siguiera su propio plan hasta que fuera más sabio, también entregó a Israel «Los dejé, por tanto, a la dureza de su corazón; caminaron en sus propios consejos” (81:12).

Obviamente, el escritor del Salmo 81 ha pasado mucho tiempo meditando en los caminos de Dios con un Jacob obstinado y una nación obstinada. Aplica verdades que había aprendido y recibe consuelo.

Varias verdades y advertencias alentadoras emergen del Salmo 81

  • Ningún hombre es más fuerte que Dios. La verdadera fortaleza proviene de someterse al Señor Dios, creador del cielo y de la tierra, «Cantad con gozo a Dios, fortaleza nuestra» (81:1).
  • Dios escucha y contesta a los que lo llaman angustiados: “Aparté su hombro de debajo de la carga; sus manos fueron descargadas de los cestos. En la calamidad clamaste, y yo te libré» (81:6-7a). Ninguna angustia es demasiado grande para que Dios la maneje, pero toda angustia es demasiado grande para que la maneje el hombre.
  • Dios le permite a su pueblo prescindir para que entiendan cuán pequeños son: «Te probé en las aguas de Meriba» (81:7b). Tanto los individuos como las naciones pasan por sequías en la vida; es cómo responden a esas sequías lo que importa. Dios permite que las sequías lleven a las personas al final de sí mismas para que puedan ver su incapacidad y experimentar la capacidad de Dios.
  • El hombre naturalmente toma la idolatría en lugar de confiar en Dios: “Oye, pueblo mío, y te amonestaré. Israel, si me oyeres, no habrá en ti dios ajeno, ni te inclinarás a dios extraño» (81:8-9), «Pero mi pueblo no escuchó mi voz, e Israel no quiso de Mí» (81:11). El hombre debe intencionalmente poner su corazón para buscar al Señor.
  • Dios espera para bendecir a un pueblo obediente: «Abre tu boca y yo la llenaré» (81:10); “Oh, si me hubiera oído mi pueblo, si en mis caminos hubiera andado Israel! En un momento habría yo derribado a sus enemigos, y vuelto mi mano contra sus adversarios.” (81: 13-14); y “Les sustentaría Dios con lo mejor del trigo, y con miel de la peña les saciaría” (81:16). También responde a su desobediencia: «Los dejé, por tanto, a la dureza de su corazón; caminaron en sus propios consejos» (81:12). El problema no es Dios, sino el corazón malvado de incredulidad del hombre.

El salmista, reflexionando sobre la vida de Jacob y la interacción de Dios con él, reconoce la inutilidad de la autosuficiencia y la desobediencia. Correr es parte de la vida; ya sea corriendo en tu propia fuerza, huyendo de un enemigo, huyendo de Dios o corriendo hacia el Dios de Jacob.

Dios es el Dios de Jacob para su pueblo hoy. ¡Corre hacia él!

Preguntas de la lectura bíblica cronológica de hoy (Salmos 79 – 82):

El Salmo 79 registra el saqueo de Jerusalén, que se habría producido a finales de la Era del Reino Dividido o la Era de la Cautividad temprana. ¿Cuál es la base de la oración del escritor con respecto a la contaminación del templo y el sitio de Jerusalén?

El Salmo 80 registra la quema de la viña, que simboliza a Israel a lo largo de las Escrituras, colocando este salmo en el mismo período de tiempo que el Salmo 79. ¿Cómo intercede el autor de este salmo por Israel?

¿Por qué el escritor del Salmo 82 le pide a Dios que juzgue a las naciones?

Repaso, Repaso, Repaso

Por Iva May el 18 de mayo

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Los antepasados de Israel pasaron su historia a los hijos de sus hijos. Estaban comprometidos con la alfabetización bíblica, “las cuales hemos oído y entendido; que nuestros padres nos las contaron. No las encubriremos a sus hijos, contando a la generación venidera las alabanzas de Jehová, y su potencia y ​​las maravillas que hizo. . . para que lo sepa la generación venidera, y los hijos que nacerán, y los que se levantaran lo cuenten a sus hijos, A fin de que pongan en Dios su confianza, y no se olviden de las obras de Dios; que guarden sus mandamientos” (Sal. 78:3-7). La fe en Dios viene al escuchar su palabra (Romanos 10:17). El conocimiento siempre precede a la fe; por lo tanto, la alfabetización bíblica es crucial para la vitalidad espiritual del pueblo de Dios.

Chuck Colson evaluó el mundo en el que vivimos hoy: «Si los cristianos no desarrollan una cosmovisión bíblica, la futura iglesia cristiana probablemente tendrá una conexión aún más tenue con los principios bíblicos de lo que vemos hoy». «Claramente, el desafío número uno para la cosmovisión cristiana es la cosmovisión secular-naturalista, que ve el universo y todo lo que hay en él, incluidos los seres humanos, como meros accidentes cósmicos. Si no hay Dios, no puede haber absolutos morales. Vemos los resultados de esa forma de pensar a nuestro alrededor.”

La alfabetización bíblica es más que una acumulación de hechos bíblicos; es la revelación de Dios mismo y su agenda para redimir a los pecadores arruinados. Cuando la luz de la alfabetización bíblica se oscurezca entre el pueblo de Dios, la oscuridad prevalecerá dentro de la cultura.

El cronista del Salmo 78 rastrea la historia de Israel. No es bonito.

  • La Era del Éxodo: Israel se rebela contra Dios en el desierto «por cuanto no habían creído en Dios ni habían confiado en su salvación» (78:22). A pesar de la provisión abundante y oportuna de Dios, «ellos no creyeron» (78:32). «No se acordaron de su mano» (78:42).
  • La Era de la Conquista y la Era de los Jueces: “Pero ellos tentaron y enojaron al Dios Altísimo, y no guardaron sus testimonios; sino que se volvieron y se rebelaron como sus padres; se volvieron como arco engañoso” (78:56-57).

¿Por qué Israel debe revisar constantemente su historia? Para que “Y no sean como sus padres,
Generación contumaz y rebelde; generación que no dispuso su corazón, ni fue fiel para con Dios su espíritu” (78:8).

Dios “Eligió a David su siervo, y lo tomó de las majadas de las ovejas; de tras las paridas lo trajo, para que apacentase a Jacob su pueblo, y a Israel su heredad” (78:70-71). Bajo el liderazgo de David, Israel entró en un nuevo día. La pasión de David por la Palabra de Dios infundió a Israel un corazón nuevo para él. La nación tenía una opción clara: alfabetización bíblica o infidelidad continua. ¿Los descendientes de David estarían a la altura de las circunstancias? ¿Serían diferentes de sus antepasados? ¿Repasar su historia cumpliría su propósito?

Preguntas de la lectura bíblica cronológica de hoy (Salmos 75-78):

¿En qué atributo de Dios se enfoca el Salmo 75, y cómo lleva ese atributo a la adoración?

Repasa Génesis 49:10 ¿Qué revela el Salmo 76 acerca de Dios?

¿Cuál es el mensaje central del Salmo 77?

Evaluando a los Malvados y Su Riqueza

Por Iva May el 17 de mayo

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

La prosperidad, las posesiones y la posición a menudo «acolchonan los nidos» de los ricos y les impiden experimentar las luchas que enfrentan aquellos sin tales ventajas. El escritor del Salmo 73 se encuentra luchando con la envidia al comparar sus circunstancias con las de los malvados que prosperan: «En cuanto a mí, casi se deslizaron mis pies; por poco resbalaron mis pasos. Porque tuve envidia de los arrogantes, viendo la prosperidad de los impíos. Porque no tienen congojas por su muerte» (Sal. 73:2-4a).

La riqueza de los malvados parece asegurar una vida mejor que aquellos que son justos sin una riqueza similar. La riqueza de los impíos:

  • Les permite comer mejor que otros; por lo tanto, su «fuerza es firme» (73:4).
  • Les permite liberarse de la preocupación diaria de la simple supervivencia: «No pasan trabajos como los otros mortales, ni son azotados como los demás hombres» (73:5).
  • Sanciona que se aprovechen de otros sin sufrir las consecuencias, “Por tanto, la soberbia los corona; se cubren de vestido de violencia” (73:6).
  • Otorga los recursos para cumplir sus fantasías malvadas: “Los ojos se les saltan de gordura; logran con creces los antojos del corazón” (73:7).
  • Los coloca sobre los demás y autoriza su abuso de los demás: “Se mofan y hablan con maldad de hacer violencia; hablan con altanería” (73:8).
  • Les permite sentirse poderosos y asumir el poder sobre los demás, «ponen su boca contra el cielo y su lengua pasea la tierra» (73:9).
  • Los insensibiliza a Dios, «Y dicen: ¿Cómo sabe Dios?» (73:11).

Después de evaluar a los malvados y su riqueza, el salmista casi se da por vencido en su propia búsqueda de perseguir la pureza: «Verdaderamente en vano he limpiado mi corazón,
Y lavado mis manos en inocencia» (73:13). Solo después de entrar en el santuario de Dios, él recupera la perspectiva: “Hasta que entrando en el santuario de Dios, comprendí el fin de ellos” (73:17). Él ve la «pendiente resbaladiza» de los impíos ricos y la ruina de una vida vivida fuera de la presencia de Dios.

La lucha del salmista por vivir con rectitud en un mundo donde las vidas de los ricos y poderosos parecen libres de problemas revela dos lecciones de vida:

  • Siempre es demasiado pronto para evaluar a una persona y envidiar su riqueza y posición: “Porque he aquí, los que se alejan de ti perecerán; tú destruirás a todo aquel que de ti se aparta” (73:27).
  • La presencia de Dios recompensa a aquellos que viven rectos en un mundo en crisis: “Pero en cuanto a mí, el acercarme a Dios es el bien; he puesto en Jehová el Señor mi esperanza, para contar todas tus obras” (73:28).

Preguntas de la lectura bíblica cronológica de hoy (Salmos 50, 73, 74):

¿Qué enseña el Salmo 50 acerca de Dios y su relación con su pueblo?

El Salmo 74 puede haber sido escrito después de la muerte de Salomón y la división de Israel en dos naciones. Si es así, ¿qué revela este salmo sobre el quebrantamiento del pueblo de Dios y la oración del escritor por ellos?

Canciones y Huellas Dactilares

Por Iva May, 16 de mayo

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Antes de que David pase el bastón de liderazgo a Salomón, prepara a Israel para que se convierta en una comunidad de adoradores al separar a los hijos de Asaf, Hemán y Jedutún “para que profetizaran con arpas, salterios y címbalos” y “para aclamar y alabar a Jehova” (1 Cron. 25:1, 3). Son «instruidos en el canto para Jehová» (25:7) para que puedan guiar a Israel en la adoración. Al menos catorce canciones se produjeron al final del reinado de David y en los primeros días del reinado de Salomón. El Salmo 88 es la primera de esas canciones, y no es una canción de alegría, sino de gran tristeza:

Salmo 88

Terrible aflicción de una fuente anónima (Sal. 88:1-9a)

  • El dolor implacable estimula la oración constante: «día y noche clamo delante de ti» (88:1).
  • El paciente no puede ver nada más que su propio problema: «porque mi alma está hastiada de males» (88:3).
  • La muerte parece tangible e inminente: «Y mi vida cercana al Seol», «Abandonado entre los muertos, como los pasados a espada que yacen en el sepulcro» (88:3, 5).
  • La ira de Dios se atribuye al sufrimiento: «Me has puesto en el hoyo profundo, en tinieblas, en lugares profundos. Sobre mí reposa tu ira, y me has afligido con todas tus ondas” (88:6-7).
  • El aislamiento de los demás hace que el sufrimiento sea aún más insoportable: “Has alejado de mí mis conocidos; me has puesto por abominación a ellos; encerrado estoy, y no puedo salir.” (88:8).
  • La esperanza parece inútil: “mis ojos enfermaron a causa de mi aflicción” (88:9a).

Los tiempos desesperados requieren oraciones desesperadas (88:9b-12)

  • Las manos levantadas hacia arriba revelan una desesperación absoluta de ayuda de cualquier parte o de alguien que no sea Dios: “Te he llamado, oh Jehová, cada día; he extendido a ti mis manos” (88:9)
  • La desesperanza de la situación no impide la actividad de Dios, sino que lleva al que sufre a Dios en la desesperación: “¿Manifestarás tus maravillas a los muertos? ¿Se levantarán los muertos para alabarte? ¿Será contada en el sepulcro tu misericordia, O tu verdad en el Abadón? ¿Serán reconocidas en las tinieblas tus maravillas, y tu justicia en la tierra del olvido?” (88:10-12).

Declaración de esperanza (88:13)

  • Con cada amanecer viene la esperanza: «Mas yo a ti he clamado, oh Jehová,
    Y de mañana mi oración se presentará delante de ti.» (88:13).

Concluye sin resolución (88:14-18)

  • Dios parece ser adversario: “¿Por qué, oh Jehová, desechas mi alma?
    ¿Por qué escondes de mí tu rostro?” (88:14).
  • Dios parece estar enojado y es punitivo: “Sobre mí han pasado tus iras,
    Y me oprimen tus terrores” (88:16).
  • El sufrimiento hace que las personas se sientan verdaderamente solas, «Has alejado de mí al amigo y al compañero, y a mis conocidos has puesto en tinieblas» (88:18).

Esta canción ofrece varios bocados de la verdad:

  • Si el compositor hubiera especificado su fuente de problemas, los lectores sin el mismo problema pasarían por alto este salmo. Debido a que la aflicción no tiene nombre, cualquier víctima, con cualquier problema, puede identificarse con este salmo.
  • Es posible que el lector no necesite este salmo hoy, pero puede llegar un día en que empatice con el escritor de esta canción.
  • ¡Siempre es demasiado pronto para rendirse!

Pregunta de la lectura bíblica cronológica de hoy (Salmos 144, 145, 88, 89):

El Salmo 89 comienza describiendo la fidelidad de Dios y las transiciones al legado del Rey David. ¿Cómo refleja la vida de David la fidelidad de Dios?